Home Reportaje Marvel Una guerra abierta El otro UCM

En busca del ‘otro’ Universo Cinematográfico Marvel

La continuidad más antigua en el cine de adaptaciones Marvel es la de 20th Century Fox. En 2000 estrenaron su primera película, X-Men, dirigida por Bryan Singer y coproducida por la Marvel Studios de Avi Arad. Desde entonces se han estrenado seis películas más y hay planes para otras cuatro o cinco hasta o 2018.

Además, FOX también tuvo los derechos de Daredevil, de quien adaptó una película en 2003 y un ‘spin off’ en 2005 sobre Elektra; y mantiene los de Los 4 Fantásticos, quienes protagonizaron dos películas en 2005 y 2007. Los derechos de ‘El hombre sin miedo’ revirtieron a Marvel después de no poder cumplir el plazo mínimo exigido de películas.

La saga de mutantes podría estar agotándose. La taquilla no ha sido tan buen para las superproducciones de FOX como lo ha sido con las de Marvel Studios, y se empieza a notar un desgaste en las aventuras de Lobezno, Charles Xavier, Magneto y compañía.

Aun así, el guionista de cómic y series Mark Millar (autor de arcos argumentales tan importantes en Marvel como los primeros doce números de Marvel Knights Spiderman, Enemigo del Estado en la serie regular en solitario de Lobezno o el evento Civil War), insiste en que hay planes en FOX para crear su propio universo fílmico con las dos potentes licencias que poseen.Mark Millar

Millar tiene un rol de consultor en FOX, a quien pone al servicio su vasto conocimiento sobre los cómics de ‘La Casa de las Ideas’. En 2012 ya se aventuraba a decir que habría un universo cinematográfico similar al UCM que había creado Marvel Studios años atrás. Las comparaciones fueron inevitables y la imaginación de los aficionados voló. Sin embargo él mismo se apresuró a advertir que incluir a la Patrulla-X en el reinicio de Los 4 Fantásticos (previsto para agosto de 2015) desviaría la atención de los personajes principales y que habría que tomarlo con tiempo.

“FOX ha sido lo suficientemente lista como para no condicionar [el estreno de la nueva película sobre Los 4 Fantásticos] a los mutantes”, opina Iñigo de Prada. “Posiblemente si Cuatro Fantásticos [2015] funciona, es probable que veamos mutantes en la siguiente“, añade Iñigo de Prada. Y es que los planes para Fantastic Four 2 apuntan a su estreno en junio de 2017.

Las posibles fórmulas para unir a la Patrulla-X y a Los 4 Fantásticos son varias. Galactus dejándose ver en alguna película de X-Men o incluso el hijo de Mr. Fantástico y la Mujer Invisible, Franklin Richards (que también es mutante) podría tener un cameo en las películas mutantes. “No es lo mismo tener ‘franquicia mutante’ a tener ‘Universo Marvel de la FOX’, y depende de Cuatro Fantásticos [2015]”, dice Iñigo de Prada.

En definitiva, si la película de verano de 2015 sobre Los 4 Fantásticos funciona, en FOX tienen la oportunidad de crear un universo de superhéroes en el cine que rivalice con el de Marvel. En caso de que no lo haga, es muy probable que los derechos vuelvan a ‘La Casa de las Ideas’ y FOX continúe sus planes con la franquicia X-Men.

Los dos hombre más importantes del universo mutante de FOX

Bryan Singer, el arquitecto

Bryan SingerCon solo treinta años se convirtió en uno de los directores de moda al dirigir Sospechosos habituales (1995). Este fue su segundo largometraje tras Public Access (1993) y, a partir de ahí, su carrera despegó de la mano de los mutantes de Marvel y de FOX.

En 1996, Bryan Singer recibió la oferta formal para dirigir una adaptación en el cine de la Patrulla-X. Una superproducción en la que, con total probabilidad, iba a contar con un reparto de renombre repleto de grandes estrellas y que era la oportunidad perfecta para confirmar que era uno de los directores de primera línea pese a su juventud. Tras sus primeras reticencias, fruto del desconocimiento acerca de los tebeos de superhéroes, Singer supo ver las historias subyacentes en las aventuras fantásticas de la Patrulla-X y su rico universo, con lo que acabó sentándose en la silla de director.

En su primera etapa dirigió X-Men (2000) y X-Men 2 (2003). Hace quince años hacer una adaptación de un grupo de superhéroes en el cine y que esta fuese creíble parecía algo utópico. “Aunque las escenas de acción todavía quedaban un poco artificiales”, comenta Cels Piñol sobre aquellas dos primeras películas.

La llegada de la Patrulla-X al cine fue una auténtica revolución para las colecciones mutantes. Todavía faltaban ocho años para que Marvel Studios produjera sus propias películas, y tener a gran parte de su universo superheroico triunfando en los cines de todo el mundo era un filón que no se podía dejar pasar.

En mayo de 2001 la serie de cómic X-Men pasó a llamarse New X-Men con la llegada de un nuevo equipo creativo formado por dos escoceses, el guionista Grant Morrison (fichado como gran estrella procedente de DC) y el dibujante Frank Quitely. Ambos autores marcaron la nueva estética y el nuevo estatus de los mutantes de Marvel. Los trajes de cuero de Matrix que influyeron en los uniformes de X-Men también pasaron al cómic y el neopreno de colores chillones pasó a ser un modernísimo cuero negro con el distintivo de la ‘X’ bien visible.

Todo parecía indicar que la saga cinematográfica de X-Men de Bryan Singer iba a ser lo que al final ha acabado siendo el UCM de Marvel Studios. De hecho, se trabajaba para que acabara siendo una trilogía. Pero por el camino se cruzó Warner buscando un director que devolviera a Superman a la gran pantalla. Bryan Singer pidió retrasar el rodaje de la futura X-Men 3, pero en FOX no se lo permitieron, y acabó eligiendo al ‘Último hijo de Krypton’ en lugar de a los ‘Hijos del átomo’.

A partir de aquí vinieron una serie de adaptaciones  decepcionantes. Para Julián M. Clemente fueron “Una de las mayores desilusiones de mi vida“, un sentimiento que compartieron muchísimos aficionados. Singer siguió trabajando por su cuenta tras no irle muy bien con Superman Returns (2006), Valkiria (2008) o Jack el cazagigantes (2013).

A los mutantes de FOX tampoco les iba demasiado bien. La desilusionante X-Men: La decisión final (2006) fue el principio de una serie de películas “un poco insulsas, pero que se dejaban ver”, como dice Cels Piñol. Hasta que Singer volvió a tomar las riendas de la franquicia.

En 2014 se estrenó X-Men: Días del futuro pasado en la que el cineasta jugó con viajes y paradojas temporales y de la que se sirvió para ‘arreglar’ el desbarajuste en el que se había convertido la saga mutante cinematográfica. En una sola película, Singer fue capaz de borrar de un plumazo lo que estaba mal y revitalizar una franquicia que empezaba a languidecer (todo lo que ocurrió cronológicamente justo después de la parte del pasado de X-Men: Días del futuro pasado pertenece a otra línea temporal). En 2016 estrenará su cuarta película en este universo, X-Men: Apocalipsis.

Para comprender la importancia de lo que supone este director, aquí está lo que dice de sus películas Julián M. Clemente: “Un sueño imposible hecho realidad“.

Bryan Singer en el set de rodaje de X-Men: Apocalipsis

Bryan Singer en el set de rodaje de X-Men: Apocalipsis.

Hugh Jackman, el único Lobezno

Hugh JackmanCuando el actor australiano se puso por primera vez en la piel de uno de los mutantes más carismáticos y sanguinarios de los cómcs de Marvel en X-Men (2000), nadie hubiese apostado a que acabaría convirtiéndose en él mismo.

Hugh Jackman, como Lobezno, aparece en las siete películas ya estrenadas del universo mutante de FOX. Bien es cierto que en alguna, como en X-Men: Primera generación (2011) solo lo hace en forma de cameo, pero el mutante de las garras de adamántium es una constante a lo largo de toda la saga.

Lobezno es uno de los personajes más icónicos de Marvel, el antihéroe por excelencia de ‘La Casa de las Ideas’, ya que es un personaje que no tiene reparo en matar a sus adversarios (una práctica prohibida para la gran mayoría de héroes) y cuyas costumbres no son aptas para todos los públicos. Con estas credenciales, no es de extrañar que Lobezno ya gozara de una importante fama entre los lectores de cómic… pero con Hugh Jackman ha atravesado la barrera del público masivo.

En X-Men (2000), Lobezno era uno de los protagonistas absolutos, algo que fue manteniendo a lo largo de la saga, con X-Men 2 (2003), X-Men: La decisión final (2006) y X-Men: Días del futuro pasado (2014). Además, Logan protagonizó en solitario dos películas: X-Men orígenes: Lobezno (2009) y Lobezno inmortal (2013). Ninguna de estas tuvo el éxito esperado y ambas colaboraron en la ‘decepción’ en la que estaba cayendo el universo mutante de FOX.

Pero no solo Lobezno tiene un importantísimo peso específico en el guion. También Hugh Jackman comenzó a tener mando en plaza a medida que se estrenaban las diversas secuelas mutantes. El actor australiano llegó a tener derecho a veto en el equipo creativo con el que trabajaría en el papel de Logan, lo que determinaba en gran medida la calidad de la cinta y que, visto en perspectiva, no ha sido beneficioso para la franquicia.

Por otro lado, la fama de Lobezno en el cine empezó a hacer que los espectadores y el público en general comenzaran a ver en Hugh Jackman el único Lobezno. Algo parecido a lo que sucedió después con Tony Stark y Robert Downey Jr.

Cabe destacar que Lobezno -el del cómic- es un hombre entre 1,50 y 1,60 m de estatura, peludo, grosero, malhablado, malencarado, poco agraciado y con rasgos salvajes. Todo lo contrario que el apuesto Hugh Jackman de 1,88 m, barba cuidada, gesto severo pero atractivo y todo un icono de la elegancia masculina.

En Marvel dan a elegir a los dibujantes si quieren utilizar el modelo clásico de Logan o el de Hugh Jackman“, comenta Iñigo de Prada. Y es que, a medida que el actor australiano iba convirtiéndose en el Lobezno más conocido, en los cómics el personaje también iba estilizándose y acercándose más a los rasgos de su intérprete en la gran pantalla.

Pero la aventura de Jackman como Lobezno ya tiene fecha de caducidad (con el permiso de acuerdos millonarios que pudieran retrasarlo). El propio actor ya ha anunciado que, tras aparecer en dos de las cuatro o cinco próximas películas –X-Men: Apocalipsis (2016) y una nueva entrega en solitario del personaje en 2017-, dejará de interpretar al personaje más carismático y representativo de los mutantes de la FOX. Será a partir de entonces cuando se vea qué podría ocurrir tanto con la franquicia cinematográfica como con los derechos de esta.

WOLVERINE ...ONE LAST TIME. HJ

Una foto publicada por Hugh Jackman (@thehughjackman) el