Home Reportaje Marvel Una guerra abierta El caso de Sony

El caso de Sony

Los intentos de un universo superheroico

Hasta su pacto con Marvel Studios, Sony estaba en una situación similar a la de FOX con respecto a su relación con la productora superheroica de Disney. De hecho, cuando más avanzada tenía la idea de empezar a crear toda una saga de películas en torno a Spiderman, llegó el acuerdo definitivo y el paso atrás.

Lo cierto es que Sony comenzó con muy buen pie con su primera trilogía dirigida por Sam Raimi. “Las dos primeras, insuperables. La tercera, una lástima“, comenta Julián M. Clemente sobre estas cintas. El sentir general acerca de esto es el mismo que el del editor de Marvel en España. Sam Raimi logró que el público identificara a Tobey Maguire como Peter Parker. Entre las tres películas se rozaron los 2.500 millones de dólares de recaudación en todo el mundo.

El problema vino con la última. El guion no estuvo a la altura y quizá se pretendía abarcar mucho más de lo que era posible. Spiderman tuvo que enfrentarse a más villanos en Spider-Man 3 (2007) de los que se había cruzado en las otras dos entregas (2002 y 2004). Los aficionados recuerdan algunas escenas muy negativamente. A pesar de todo, la trilogía al completo guarda una buena coherencia entre sí, pero el personaje acabó muy desgastado. En Sony buscaron la renovación.

El turno del asombroso Spiderman

El 3 de julio de 2012 se estrenó The Amazing Spider-Man en Estados Unidos (dos días después lo hizo en España). Marc Webb fue el director y Andrew Garfield estaba tras la máscara del héroe arácnido. Cinco años después del último Spiderman, Sony pretendía volver a romper las taquillas de medio mundo y dar con la tecla que le ayudara a montar un universo superheroico como el que estaba asentando FOX y el que ya llevaba cuatro años cuidado Marvel Studios.

En 2014 llegó The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro, y ya se olía a franquicia. Ese mismo año ocurrió algo que dio toda la información sobre los planes cinematográficos para Spiderman. Sony sufrió un ciberataque por parte de Corea del Norte por el inminente estreno de la comedia The Interview, una película en la que la CIA planeaba matar al líder norcoreano Kim Jong Un.

Del ‘Sony Hack’ se obtuvieron miles de correos electrónicos entre empleados de la productora, que desvelaban conversaciones acerca de los planes de Spiderman. Por ejemplo, de la hasta hace poco jefa de Sony Pictures Entertainment, Amy Pascal, que quería incluir un cameo de Spiderman en Capitán América: Civil War (2016). Todo eso antes de saberse el acuerdo Sony-Marvel.

Otros datos que se supieron es que se llegó a plantear seriamente una película sobre Tía May, otra variante sobre una versión femenina del héroe arácnido, el despido de Andrew Garfield (y, por tanto, que no estaría en The Amazing Spider-Man 3 prevista para 2017) o la firme intención de hacer una película con Veneno y otra con Los Seis Siniestros.

Todo esto cayó en saco roto, como hemos podido saber. Las dos películas de Marv Webb lograron algo más de 1.450 millones de dólares en la taquilla mundial y no tendrán continuación. Spiderman estará en 2016 en el UCM.

Los cameos Sony-FOX

No hay nada que no hubiera emocionado más al aficionado es que algún personaje de las otras películas de superhéroes Marvel hubiese acompañado a Spiderman en alguna aventura. Esto es habitual en las series de animación en televisión, donde el ‘trepamuros’ se ha cruzado con aliados y enemigos de todos los tipos.

En una entrevista en la versión estadounidense de Huffington Post, Hugh Jackman (el actor que interpreta a Lobezno en las películas de FOX) contó lo cerca que estuvo de hacer un cameo en Spider-Man (2002): “Ya fuera una broma o simJennifer Lawrence como Místicaplemente caminar por el fondo en una escena o algo”. Sin embargo, el optimismo del actor se vino abajo porque, “no pudieron encontrar el traje [de Lobezno]”. Quién sabe, quizá hubiese sido la semilla para una alianza Sony-FOX que nunca se llegó a producir.

Pero Sony y FOX han llegado a estar más cerca aún en los últimos tempos. En The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro (2014) hay una escena tras los créditos que corresponde a un momento de la película X-Men: Días del futuro pasado (2014). En este caso la historia es debida a un lío de despachos.

La exclusiva la contó el portal norteamericano Variety. En 2009 se estrenó (500) días juntos, una película de FOX dirigida por Marc Webb. El éxito de la película le valió al director un contrato con FOX para una secuela… que no podría cumplir si continuaba ligado a la franquicia The Amazing Spider-Man de Sony. Al final, FOX permitió que Webb dirigiera la segunda pero solo si Sony le hacía la promoción gratuita de X-Men: Días del futuro pasado, y así fue. La protagonista de dicha escena era Jennifer Lawrence en el papel de la mutante metamórfica Mística.

El rumor sobre la colaboración entre ambas empresas surgió inmediatamente después del preestreno en Londres con la escena de los mutantes. Fue acallado rápidamente por ambas compañías.

Iron Patriot, o cómo las armaduras son cosa de Marvel Studios

Un caso muy particular en el tema de derechos cinematográficos es el del héroe Iron Patriot. En el cómic, Norman Osborn logró un enorme poder gubernamental tras desprestigiar a Tony Stark (que estaba al frente de S.H.I.E.L.D., la cual fue sustituida por H.A.M.M.E.R.), lo que le sirvió para formar su propio equipo de Vengadores (una refundación de sus Thunderbolts y que fueron denominados ‘Vengadores Oscuros’).

La faceta de científico de Osborn había quedado un poco olvidada en los años anteriores en detrimento de su megalomanía. Sin embargo, el otrora némesis de Spiderman rediseñó una de las armaduras de Tony Strk para convertirse a sí mismo en un icono en el que unificaba las imágenes de Iron Man y Capitán América. Norman Osborn se convirtió en Iron Patriot (Dark Avengers #1, publicado en marzo de 2009).

Norman Osborn is Iron Patriot

Al ser Norman Osborn parte del paquete de licencias propiedad Sony, podría haberse pensado que esta armadura podría ser utilizada por la productora en alguna de sus adaptaciones arácnidas en algún momento. Sin embargo, no fue así. Y, por si cabía alguna duda, Marvel Studios utilizó la armadura de Iron Patriot en Iron Man 3 (2013), bajo la cual se encontraba James Rhodes (Don Cheadle), que encarna a Máquina de Guerra en la gran pantalla. Una muestra más de que en Marvel tenían sus licencias atadas y muy bien atadas.

Cheadle Máquina de Guerra

Don Cheadle con la armadura de Iron Patriot en Iron Man 3 (2013).