‘Doctor Strange’, la mayor sorpresa de Marvel Studios, es pura ciencia ficción cinematográfica

24 Oct 2016

Léelo en: 4 minutos

Cartel de la película 'Doctor Strange'Título original: Doctor Strange.
Título en España: Dr. Srange (Doctor Extraño).
Fecha de estreno (USA): 4 de noviembre de 2016.
Fecha de estreno (ESP): 28 de octubre de 2016.
Duración: 115 minutos.

Director: Scot Derrickson.
Guion: C. Robert Cargill, Thomas Dean Donnelly, Joshua Oppenheimer, Jon Spaihts.
Música: Michael Giacchino.
Fotografía: Robert Richardson.
Productora: Marvel Studios.
Reparto: Benedict Cumberbatch (Doctor Stephen Strange), Chiwetel Ejiofor (Mordo), Rachel McAdams (Christine Palmer), Michael Stuhlbarg (Doctor ‘Nic’), Mads Mikkelsen (Kaecilius), Tilda Swinton (La Anciana), Benedict Wong (Wong), Benjamin Bratt (Jonathan Pangborn).

Texto libre de spoilers

La irrealidad y lo fantástico al servicio de los superhéroes de Marvel

Así que Marvel Studios tenía un as bajo la manga y nadie se había enterado hasta ahora. Siendo claros, Doctor Strange es una de las mejores películas del año y le planta cara a los mejores éxitos de La casa de las ideas en cuanto a estrenos cinematográficos se refiere. Doctor Extraño es una película de ciencia ficción que toma la excusa de los superhéroes como válida para firmar lo que debería ser un pelotazo a la altura de lo que ya fueron Iron Man (Jon Favreau, 2008) o Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014).

Docto Strange tiene todos los elementos para encandilar a todo el público. Desde contar con un actor genial de primera fila como Benedict Cumberbacht (The Imitation Game, El quinto poder), hasta encajarse entre dos géneros como son el de la ciencia ficción y el de los superhéroes, que no siempre casan tan bien como en esta ocasión. A pesar de que la historia de esta película sea la primera aventura de un nuevo héroe que pasa a engrosar la ya larga lista de la Marvel cinematográfica, en realidad funciona perfectamente sin saber absolutamente nada de lo que trata la continuidad del Universo Cinematográfico Marvel. Una vez acabada la película, reserva los dos últimos minutos para enlazar directamente con la próxima película de Los Vengadores en 2018. Y, además, lo hace jugando a ‘toquetear’ los límites de la realidad. Como si de un hábil tahúr se tratara, el director Scott Derrickson (Líbranos del mal, Ultimátum a la Tierra), hace dudar al espectador si está viendo un episodio superheroico más o una interpretación bien hecha y de alto presupuesto sobre la concepción actual de lo que es la ciencia ficción.

Doctor Extraño es una lección contundente a Christopher Nolan mejorando en todo tanto su notable Origen (2010) como su nada sorprendente -y sobrevalorada- Interstellar (2014). La cinta de Derrickson es tan clara y tan apabullante que hace posible que puedas visitarla una y otra vez para recorrer los pasos del cirujano Stephen Strange hasta convertirse en el héroe que se ve actualmente en las viñetas. Viajes astrales, edificios y calles enteras plegándose sobre sí, batallas dentro y fuera de este plano, un protagonista potente desmontado y rehecho de cero… es casi imposible sacarle una pega.

La película es todo un despliegue de efectos especiales cuya espectacularidad va in crescendo a medida que avanza la película hasta que explotan en un brutal final. Aun así, a uno se le antoja pensar que podría haber dado más de sí y ser mucho más larga, que el aprendizaje del Doctor Extraño debería haber sido más paulatino y que antes del glorioso colofón se echa en falta más cara a cara entre el héroe y su némesis. Es cierto que cada vez urge más afianzar a los nuevos héroes para igualarlos a los clásicos (Thor, Iron Man, Capitán América) de cara al gran ‘crossover’ que será la próxima entrega de Los Vengadores, pero diez minutos de metraje no le hubieran hecho mal a nadie. Eso sí, no se puede negar que el ritmo de la cinta es el perfecto: no te vas a aburrir.

Por otro lado, los guiños a la historia del Doctor Extraño de los cómics son constantes y acertados en su mayoría. Todo son buenas noticias al comprobar cómo el pasado médico del protagonista se respeta, al igual que su altiva personalidad. Pero también toda su iconografía, como la capa, el Ojo de Agamotto o los particulares gestos a la hora de hacer hechizos. En sí, esta película toma elementos clásicos del personaje y también de su etapa más moderna.

Además, hay tres secundarios que brillan especialmente. Rachel McAdams (Spotlight, El diario de Noa) es la Enfermera de Noche, a la que no se llama así pero cuya identidad (Christine Palmer) pone en evidencia. Quizá su papel sea el más plano y predecible, y es que en Marvel Studios aún hay cuentas pendientes para con los personajes femeninos, ya que no va mucho más allá de ser el clásico interés amoroso del protagonista heroico de turno. Se acabó pensar que Rosario Dawson (Trance, Tiro mortal) ‘estrenara’ al personaje en la serie de Daredevil. En segundo lugar, también hace acto de presencia el inseparable aliado del Doctor Extraño, Wong, en la piel de Benedict Wong (Marte, Prometheus), que es muy fiel a la figura del personaje original y que podría robarle el plano a cualquiera menos al inconmensurable Cumberbacht. El tercero, Mordo -Chiwetel Eijofor (Triple 9, 12 años de esclavitud)-, del que poco hay que añadir con respecto a su homónimo en el cómic para no entrar en el peliagudo terreno de los ‘spoilers’, pero que va a tener un papel importante, quién sabe si durante la Fase 3 o ya para la cuarta.

En definitiva, Doctor Extraño es una maravilla que se disfruta de principio a fin y a la que pocas objeciones hay que ponerle. A pesar de que la primera mitad tiene los mimbres habituales de ‘presentación de un nuevo superhéroe’, el trasfondo, la temática y el actor principal hacen que ese escollo se salve con creces y se acepte como una de las grandes obras de Marvel Studios. Si lo que viene es en esta línea, que dure mucho.

Gráfico con una nota de 9 sobre 10

Comentarios

  1. Goku_Junior dice: octubre 29, 2016 at 11:31 am

    Totalmente de acuerdo con la crítica, yo si acaso criticaría al villano el cual podría haber sido más carismático pero vistos antecedentes de villanos Marvel también habría podido salir mucho peor así que por mi me vale y también coincido en que el aprendizaje de Stephen como mago es muy apresurado y tal vez le ha faltado más metraje aunque ya dan a entender que por muchas proezas que haya hecho en esta película aún tiene mucho por aprender.
    Visualmente es un gran espectáculo, espero verla pronto en 3D por que fijo que tiene que molar un montón y espero y deseo que tenga buena recaudación y haya secuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *